Como cabía esperar, esto ha durado menos de lo que cabía esperar

2014 se me ha pasado tan volando que ni me había dado cuenta de que no felicité el 2015 cuando había que hacerlo, esto es, antes de que echara a volar. Así que feliz año 2016 y subsiguientes, para que no se repita el imperdonable olvido. (En realidad, la frase es una de las que tengo reservadas para decidir sobre mi epitafio, pero creo que también puede valer.)

4 DE ENERO DE 2015

Sigue leyendo
Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPrint this page

Puedes opinar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *