«Santander se pone a punto en política de dividendos y capital»

Detalle de la portada del diario español de economía ‘Cinco Días’, del 10 de enero de 2015.
‘Cinco Días’ (10 de enero de 2015)

O sea, dicho en lenguaje llano, que la cotización del principal banco español ha sufrido un batacazo histórico ―la tercera mayor caída en sus 150 años― y el peor desde octubre de 1998: un 14,09%. Pero, bueno, en la jerga para entendidos del diario económico Cinco Días eso significa que «Santander se pone a punto en política de dividendos y capital» (titular de portada del 10 de enero de 2015) y que, por si a sus hipotéticos lectores aún no les había quedado claro que todo va que ni pintado, «Los analistas subrayan que la entidad que preside Ana Botín se ajusta a las exigencias del mercado» (subtítulo).

A mí los vaivenes bursátiles ni me van ni me vienen; al fin y al cabo entiendo que los mercados son casinos manejados a su antojo por unos pocos crupieres. Por descontado, este enfoque no ha sido hasta ahora, que yo sepa, el de los diarios españoles de más tirada ―no digamos de los económicos―. Pero, mira tú por dónde, parece que aquí las cosas también empiezan a cambiar. ¿Que la bolsa española sufre el 9 de enero, como consecuencia de lo anterior, su mayor descalabro desde septiembre de 2012? Nada, tampoco lo llevamos a portada (El País, ABC, La Vanguardia del día siguiente); total, ya subirá otro día.

¿Y los rotativos económicos? Bueno, hasta ahí no han llegado, pero dos de ellos entienden que hay noticias más importantes que el hundimiento histórico del mayor banco español y del Ibex para encabezar sus primeras planas y captar la atención de la gente que compra prensa. Por ejemplo, «Los mejores cócteles de fondos» (Cinco Días), o «Los mejores valores para ganar en 2015» (Expansión, que también menciona, en caracteres mucho más pequeñitos, el enojoso asunto del banco dirigido por Ana Botín de esta guisa: «Santander cae un 14% en Bolsa, pero los analistas prevén que repunte»). Solo el tercero en discordia, El Economista, osa decir, de forma un tanto enigmática para los que no somos versados en la materia, que «La ampliación en el Santander contagia a la gran banca europea» (noticia principal de portada, con el subtítulo «El temor a operaciones similares golpea las bolsas, tras bajar el banco el 14%»).

Para no liarnos, resumamos la secuencia de los hechos empezando por el 8 de enero, cuando el Banco Santander anuncia una ampliación de capital de 7.500 millones, lo que dará origen al día siguiente a la debacle de su cotización bursátil y, por contagio, del índice Ibex de la bolsa española, que cede un 3,9%, el mayor hundimiento en 28 meses. ¿Cómo encaraban estos mismos periódicos la susodicha ampliación? Pues sí que mereció los honores de sus primeras planas, el 9 de enero.

«El Santander refuerza su capital para crecer»
(Titular de El País, con rango de segunda noticia)

«El Santander amplía su capital en 7.500 millones para financiar su crecimiento»
«Refuerzo de la solvencia»
(ABC, segunda noticia, título y antetítulo)

«El Santander lanza una ampliación de 7.500 millones»
«La operación eleva los recursos de la entidad y le permite más compras»
(La Vanguardia, tercera noticia, título y subtítulo)

«Santander amplía su capital 7.500 millones para crecer»
(Expansión, noticia principal ―de ahí el tamaño del texto―, con gran foto a tres columnas de Botín, aparentemente muy satisfecha)

«Botín fija su rumbo»
«Refuerza el nivel de solvencia para afrontar una ofensiva comercial»
«El banco anuncia un beneficio de 5.800 millones en 2014, un 30% más»
(Cinco Días, noticia principal a toda plana, título y dos subtítulos)

¿Se percibe en estos titulares algún elemento negativo, algo, cualquier cosilla, que pueda ocasionar ese mismo día la tercera mayor caída en la historia de la cotización del primer banco español, su mayor derrumbe en los últimos 17 años?

En cualquier caso, ya lo dije al principio, me congratula que los diarios dejen de prestar una atención que considero desmedida a las oscilaciones bursátiles diarias. Como hacían antes; sin ir más lejos, el 30 de diciembre, cuando informaron, en primera, del adelanto de elecciones en Grecia:

«Llega el ‘efecto Syriza’», aunque «El Ibex pierde menos del 1%» (noticia a toda plana de Cinco Días)

Detalle de la portada del diario español de economía ‘Expansión’, del 30 de diciembre de 2014.

«El polvorín griego amenaza a Europa», aunque «El Ibex resiste» (noticia principal de Expansión)

Vamos, que el Ibex resiste el ‘efecto Syriza’, pero el ‘efecto Botín’ lo deja para el arrastre.

De todos modos, habrá que ver cómo evolucionan las cosas ―las portadas de los rotativos― por si un día de estos al ‘efecto Syriza’ se le pudieran achacar las mismas o similares consecuencias que al ‘efecto Botín’, es decir, el mayor desplome del Ibex en más de dos años.

11 DE ENERO DE 2015

ACTUALIZACIÓN | 28 DE ENERO DE 2015. 18 días después de este coincidente silencio informativo, el Banco Santander se convirtió el 28 de enero de en la única e idéntica noticia de primera plana de los principales diarios españoles. Aclaro, para los malpensados, que la compra de la portada, con su mancheta y todo, no quiere decir que se comprase todo el periódico, como lo demuestra el hecho incontrovertible de que, en páginas interiores, los agraciados con esta “inyección económica” contasen otras muchas cosas, cada uno a su aire.

Sigue leyendo
Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPrint this page

Puedes opinar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *