¿Cómo saber si su silencio era sincero?

La frase forma parte de Paréntesis (“el paréntesis cordial de unas caderas”), una canción publicada en 1987 en el disco Haz lo que quieras. Su autor, el inmarcesible Javier Krahe (1944-2015), andaba de gira por España interpretando temas de su obra más reciente, Las diez de últimas, cuando escribí la primera versión de esta entrada, en mayo de 2014. Decía que el naipesco título implicaba una velada amenaza para sus devotos seguidores, y me declaraba dispuesto a cantarle las cuarenta por el ultimátum.

Krahe siguió a lo suyo, como se aprecia en el vídeo subido a Youtube por maliZia Kiss, en el que interpreta Paréntesis en la madrileña Sala Galileo Galilei el 27 de mayo de 2015. Mes y medio después, el 12 de julio, dejaba de cantar para siempre. Pero sus devotos seguidores no creemos en la sinceridad de su silencio, estamos convencidos de que calló contra su voluntad, y no hemos dejado de escuchar sus irónicas, tiernas y geniales composiciones. Como Paréntesis, que nos cuenta la etílica historia del cantautor y su canción.

Más bien perplejo recorría las aceras.
“¡Oh!, cuán curiosa ―me decía― es la mujer”,
cuando el paréntesis cordial de unas caderas
interrumpió mi melopea y el anochecer.

Sus ojos negros bajo el ala de un sombrero
me sorprendieron, yo sentí su bisturí.
“¿Puedo besarte ―dije―, bella mosquetera?”,
y ella no quiso decir no, pero tampoco sí.

¿Cómo saber si su silencio era sincero?
Mi mano diestra hasta su cara se acercó.
“¿Puedo quitarte por lo menos el sombrero?”,
y ella no quiso decir sí, pero tampoco no.

“Conocí antes su lengua que su voz”

Se lo quité, naturalmente, y suavemente
y con su pelo su sonrisa vio la luz.
Una farola iluminó lo suficiente
y acarició mi corazón la pluma de avestruz.

Y nos besamos, vive dios que nos besamos,
que conocí antes su lengua que su voz.
“Si quieres ―dije― aquí mismo nos casamos”.
“Los barrenderos ―respondió― nos echarán arroz”.

“Llevo las llaves, casualmente, de El Retiro
que es un jardín con un palacio de cristal…”.
“Soy friolera y, retiro por retiro,
en mi buhardilla hay plantas y no se está nada mal”.

Y era verdad que era un bonito invernadero,
entre sus plantas unas cuantas de fumar,
y en la pared un gran retrato de Durero
que me miró un tanto celoso. Y la volví a besar.

Portada de 'Paréntesis', disco publicado en 1987 del cantautor madrileño Javier Krahe.
Javier Krahe

Hacia las seis de la mañana me lo dijo:
“Aún no lo sabes, pero soy una canción”.
Sí lo sabía, pero yo nunca corrijo
a una canción que está conmigo bajo un edredón.

“Ahora te vas y por la calle me recuerdas,
deja la llave del portal en el buzón
o si prefieres te la quedas, no la pierdas,
pero no vuelvas por aquí si no es con mi canción”.

Y regresé más bien perplejo a las aceras.
“¡Oh!, cuán curiosa ―me decía― es la mujer”,
tras el paréntesis fugaz de sus caderas,
y me abracé a mi melopea y al amanecer.

Como cualquier tipo en su situación, Krahe quería saber si el silencio de la bella mosquetera era sincero o no lo era. Ella sabía ―lo explica aquí Umberto Eco― que era fascinante.

ANTONIO SÁNCHEZ LORENZO | 12 DE JULIO DE 2016 (Actualización)

Sigue leyendo
Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPrint this page

Puedes opinar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *