«Preocupado por el paro, el Gobierno se enfrentó con gremios opositores»

Detalle de la portada del diario argentino ‘La Nación’ del 26 de agosto de 2014.
‘La Nación’ (26 de agosto de 2014) | ⇒Un clic para ampliar

Fiel a su prefijo, el marhuendismo surca los mares. Frente a la timorata escuela de la forzada objetividad, en esta portada del diario argentino La Nación, de orientación conservadora, se puede apreciar el reconocimiento sin complejos, y sin los traumas del viejo y casposo periodismo, de los innúmeros méritos que adornan a los más poderosos ―¿por qué iban a serlo, sino por sus méritos?―. Que conste que, según los entendidos, es un diario crítico con el Gabinete actual. Por el nombre, supongo que de forma similar a El País en España. Pero, como cada día se observa en las portadas de este último, lo cortés no quita lo valiente, y si hay que denunciar a los infames gremios opositores a los que el paro les trae sin cuidado frente al compasivo y afligido Gobierno, que está dispuesto a pelear con quien sea con tal de remediarlo, va y se denuncia.

Rectificación (31 de agosto de 2014). Esto nos pasa por listillos, es decir, por ignorantes. Resulta que el “paro” al que se refiere el titular no es el “desempleo”, sino una huelga, un paro nacional convocado por el sindicalismo opositor al Gobierno argentino.

Podríamos escudarnos en las lógicas prisas de un medio digital, ansioso por ser el primero en recoger la frasecita de marras, pero no cuela: si el redactor del texto se hubiera leído tan solo el comienzo de la noticia se habría percatado de su error al instante. Aunque la culpa no es solo suya, y más cuando el artículo está firmado por el medio, Cita a las Diez.

Lo reconocemos sin tapujos: han fallado todos los controles de calidad de la web, todos los filtros de los editores, especialmente el del coordinador de la sección de internacional, y eso no puede ser. Un medio riguroso como este no puede cometer errores de tal calibre. Desde ahora nos comprometemos ante nuestros lectores: haremos todo lo que sea posible para impedir que descalabros similares vuelvan a cometerse, aunque de momento no sabemos qué. La alternativa de callarnos ha sido descartada por un solo voto de diferencia.

En fin, nuestras más sinceras disculpas al diario del Grupo Clarín por las infundadas e indocumentadas críticas a su buen hacer periodístico. Confiemos en que no hayan influido en su negocio, y si lo han hecho, que haya sido para bien.

Sigue leyendo
Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPrint this page

Puedes opinar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *