Regalo* gratis

Foto de cartel que reza, en grande: "Regalo* gratis"; y en diminuto: "*Consultar términos y condiciones en el interior".
Cartel de The Body Shop en la calle de Fuencarral (Madrid, diciembre de 2014) | ⇒Un clic para ver un pequeño detalle

Considerar que la gente, los ciudadanos, el público, es imbécil está tan extendido que se puede afirmar que es la norma entre quienes se dirigen a grupos más o menos amplios. Me gustaría pensar que este tratamiento se debe a que los que lo practican son ellos mismos completamente idiotas, y que no hacen más que ponernos a su nivel, lo cual incluso sería de agradecer, pues nos considerarían como sus iguales. Pero lo cierto es que, aunque efectivamente la mayor parte de ellos son estúpidos, se creen lumbreras, y si nos tratan como a estúpidos no es por deferencia, sino porque entienden que nosotros sí lo somos, y mucho. Los datos los avalan. La ciudadanía entendida como electorado demuestra su estulticia una y otra vez apoyando incondicionalmente a políticos corruptos; la gente convertida en clientela no deja de comprar productos y servicios en empresas donde procuran engañarla por todos los medios a su alcance; el público en su papel de audiencia avala obras, medios o espectáculos que luego no se atreve a defender o ni siquiera se le ocurre cómo hacerlo.

La clave está en el principio, pues sin la laxitud de los políticos que nos gobiernan, y por tanto del electorado que los elige una y otra vez, nada de esto sería como es: si hubiera transparencia real (o sea, virtual: todos los gastos con dinero público expuestos en Internet) la corrupción no habría podido llegar hasta donde ha llegado, si se defendiera de verdad a los consumidores sería imposible estafarlos con tal desparpajo, si se apoyara a los buenos artistas… Ejem. Bueno, esta pata de la divagación no viene a cuento, que el cartel no tiene nada que ver con los artistas.

Sigue leyendo
Email this to someoneShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInPrint this page

Puedes opinar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *