Citas con la etiqueta Escobar el patrón del mal

Este es un país sin memoria, y nosotros tenemos la obligación de no dejar que a la gente se le olvide el horror, el dolor y el daño que somos capaces de causar

Para no dar lugar a equívocos, aclaro ya que la frase es del protagonista de Escobar, el patrón del mal, el narco colombiano calificado por la agencia antidroga estadounidense (DEA) como el mayor criminal de la historia.

El libretista (guionista) Juan Camilo Ferrand (1976) escribió en solitario la serie durante tres años por encargo de la colombiana Caracol Televisión, que la estrenó en 2012 (se puede ver en 113 episodios de media hora). Sus principales fuentes fueron el libro La parábola de Pablo, de Alonso Salazar, y testimonios directos de enemigos, amigos y familiares de víctimas de Pablo Emilio Escobar Gaviria (1949-1993). Con el Patrón del cartel de Medellín y otros personajes, la serie recurre a los nombres reales, mientras que los ficticios, a veces, casi lo son también (el sicario televisivo Marino se corresponde con Popeye, el senador corrupto Santorini con Santofimio, la familia mafiosa Motoa son los Ochoa, el narco el Mariachi es el Mexicano). Ferrand asegura que, en el guion, el 90% es verdad. Me lo creo. Si, como dice Andrés Parra, el asombroso actor que lo interpreta, Escobar era devoto de El Padrino, no es de extrañar que acuñase máximas como “la vida hay que vivirla irresponsablemente, pero con responsabilidad”, “si medio mundo me quiere matar, contratamos al otro medio mundo para que me defienda”, o “el día que haga algo malo, hágalo bien” (esta frase se la dice la madre cuando era niño, añadiendo: “no sea tan pendejo de dejarse pillar”). Y otras muchas sentencias que escribe el admirable y berraco Aaron Sorkin colombiano, algunas de ellas, lógicamente, de El Padrino (“mantén cerca a tus amigos, pero más cerca a tus enemigos”).

Antes de llegar a la cita que titula esta entrada, cuando ya es un asesino múltiple, narco y multimillonario, Escobar se reúne con un congresista que, con el leitmotiv de que “el poder vale más que la plata”, lo convence de que se meta en política. Pero la opinión de la gente más cercana no es muy favorable. Pedro Motoa, capo del cartel de Medellín, es el primero en utilizar un argumento que Escobar tendrá que oír más de una vez.

Juan Camilo Ferrand, guionista de ‘Escobar, el patrón del mal’.
Juan Camilo Ferrand | ⇒Un clic para ampliar

Motoa: Ese mundo de la política es un mundo muy corrupto. Los políticos son unos ladrones. Esos sí son bandidos de verdad, m’hijo.
Escobar: Ustedes no entienden ni la importancia ni la dimensión de esta oportunidad que se me está a mí dando. Señores, es que aquí no estamos hablando de meter 10 o 15 toneladas de cocaína hacia los Estados Unidos; aquí estamos hablando de meternos en el capitolio nacional, que es donde se crean las leyes de este país.
Motoa: ¿Y vos qué sabés de hacer leyes, hombre?
Escobar: Ellos tampoco, Pedro, ellos tampoco. Para eso contratan a practicantes universitarios, que los asesoran.
[Escobar le dice a Motoa que la liberación de su hermana, que había sido secuestrada por una guerrilla, solo fue posible gracias a un político que hizo tres llamadas, y no a su dinero ni a sus sicarios.]
Escobar: Ese es el verdadero poder político, Pedro.

Su socio y primo hermano, Gonzalo, le pide que deje “la huevonada de la política”. Continúa