Citas con la etiqueta Harlan Coben

Tenía sesenta y pocos años, pero la muerte le había borrado las arrugas

El escritor estadounidense Harlan Coben.
Harlan Coben | ⇒Un clic para ampliar

Lo dice el narrador al hablar del cadáver de una monja durante una conversación entre una policía y un forense en el capítulo 8 de El inocente, libro del estadounidense Harlan Coben (1962). En otras palabras, no hay mal que por bien no venga: la muerte rejuvenece. He aquí la fuente de la eterna juventud.

Hacia el final, la novela vuelve al asunto de las arrugas al referirse a una stripper, aunque ahora el tono cambia: ya no estamos ante la alegría festiva de la muerte, sino frente la amargura doliente de la vida. El narrador se introduce entonces en los pensamientos de Olivia, que al cabo de unos años vuelve a ver a Kimmy, amiga íntima y en otro tiempo compañera de profesión, actuando en un local: Continúa