Citas con la etiqueta Umberto Eco

No hay nada que resulte más fascinante que una sabiduría secreta: se sabe que existe, pero no se conoce y, por lo tanto, se supone que es extraordinariamente profunda

El escritor y filósofo italiano Umberto Eco lo dejó escrito en La búsqueda de la lengua perfecta (1993). La frase surge al hablar de Pitágoras, quien, pese a que hoy se le conoce por el teorema matemático que lleva su nombre, en vida encabezaba una secta de cuidado:

Umberto Eco
Umberto Eco | ⇒Un clic para ampliar

Desde sus inicios, la doctrina de Pitágoras se había presentado como un conocimiento místico, y los pitagóricos practicaban ritos iniciáticos. Incluso sus conocimientos de las leyes matemáticas y musicales se presentaban como fruto de una revelación recibida de los egipcios, y especialmente en la época de la que estamos hablando la cultura egipcia, dominada ya por el griego de sus conquistadores griegos y latinos, se está convirtiendo en un «jeroglífico» incomprensible y enigmático. No hay nada que resulte más fascinante que una sabiduría secreta: se sabe que existe, pero no se la conoce y, por lo tanto, se supone que es extraordinariamente profunda.

Pero si existe y ha permanecido ignorada, ignorada debe ser también la lengua en que esta sabiduría ha sido expresada.

Eco (1932-2016) pertenecía, según Nassim Nicholas Taleb (El cisne negro), a esa reducida clase “de eruditos que son enciclopédicos, perspicaces y amenos”. “Posee una extensa biblioteca personal (con más de treinta mil libros), y divide a los visitantes en dos categorías: aquellos que reaccionan con un «¡Oh! Signore professore dottore Eco, ¡vaya biblioteca tiene usted! ¿Cuántos libros de estos ha leído?», y los demás ―una minoría muy reducida―, que saben que una biblioteca privada no es un apéndice para estimular el ego, sino una herramienta para la investigación. Los libros leídos tienen mucho menos valor que los no leídos”.